2015-09-29

El Tamaño, sí importa

Las botellas Magnum de 1,5 litros, presentan mayores ventajas frente a las tradicionales. Los motivos te lo comentamos en la siguiente nota.

El

Cuentan los expertos en enología que el formato ‘Magnum’ (botellas que cuentan con una capacidad de 1,5 litros, frente a los 75 cl de las ‘normales’) favorece un envejecimiento del vino más lento y armonioso debido a la mayor capacidad del recipiente. ¿El resultado?: vinos con una mejor uniformidad y estabilización, así como una mayor y mejor longevidad. Y es que, en cuestiones de vino, parece ser que el tamaño tiene su importancia... He aquí, resumidas, algunas de las principales ventajas de este formato:

Como decimos, el envejecimiento del vino en botellas ‘Magnum’ es más armonioso, por lo que se convierte una opción ideal para conservar en nuestra bodega casera vinos de larga guarda.

Favorece la expresión de los matices del vino. Como la cantidad de oxígeno disminuye en relación con el líquido -si se compara con las botellas de 75 cl- el proceso de evolución del vino se aminora y sus virtudes aromáticas y gustativas se multiplican.

Es ideal para disfrutar entre amigos (en cenas y comidas de más de 4 personas), ya que una botella se abre para varios comensales.

Cuanto mayor es la cantidad del líquido embotellada, menor es el peligro de que la evolución del vino se vea alterada por incidencias de tipo térmicas. Estas botellas son menos susceptibles a los cambios de temperatura.

Es una buena inversión, considerando que garantiza al vino una vida más larga. Lógicamente, el desembolso es mayor, pero la relación calidad-conservación es muy buena.

Los vinos de crianza, reservas y grandes reservas alcanzan en formato ‘Magnum’ sus mejores calificaciones.

Se convierte en un regalo perfecto para los amantes del vino. Su comercialización es limitada (es más costosa), por lo que cuenta con un componente de exclusividad.