2015-11-10

El origen e importancia del corcho

En la siguiente nota podrás saber sobre el origen del corcho, haremos un repaso de su historia y analizaremos las distintas variantes y estilos que existen de este elemento vital para la enología.

El

El corcho proviene de la corteza del alcornoque, que es un árbol muy longevo y de madera durísima. Los principales productores del mundo son Portugal y España, seguidos por Marruecos, Argelia, Italia, Francia y Túnez. La extracción del corcho se realiza en el árbol cada 9 años aproximadamente, haciéndose la primera alrededor de sus 30 años de vida, la cual siempre se desecha por no poseer aún las cualidades requeridas.

Se estima que el monje francés descubridor del champagne, llamado Dom Pérignon, fue quién utilizó por primera vez (cerca del año 1.670) el corcho como tapón, luego de experimentar con diferentes materiales que fuesen capaces de contener la gran presión que se creaba dentro en sus botellas. Hasta ese momento, se usaban tacos de madera envueltos en fibra o lacres para tapar las botellas, los cuales distaban mucho de ser efectivos.

El proceso actual de elaboración del tapón de corcho consiste en almacenar las "planchas" una vez sacadas del árbol, para posteriormente ser hervidas para eliminar la contaminación microbiana y mejorar su flexibilidad. Luego son clasificadas acorde a su espesor y análisis visual, procediendo después a cortarlas en tiras verticales, que determinarán el largo del futuro tapón. Con unas "máquinas sacabocado", se perforan en forma cilíndrica las tiras y se extraen los corchos.

De allí marchan a un nuevo lavado y esterilización especial, un secado para corroborar su comportamiento mecánico, y una "rectificación" de sus cabezas para quitar deformidades. Por último, se seleccionan y categorizan acorde a la clasificación que veremos luego, para finalizar el procedimiento con un tratamiento superficial de parafina o silicona, para conservar su humedad y flexibilidad y para facilitar su inserción y extracción de la botella.

Por sus medidas, los tapones pueden ser cortos (desde 25 mm hasta 49 mm), o largos, para vinos de prolongada guarda (desde 50 mm hasta 55 mm). Por su calidad, estructura y densidad, pueden ser de categoría top, media, comercial o económica. En tanto que por su composición, se dividen en corchos "de una sola pieza" (tapón entero que se extrae del árbol y puede llegar a recibir un proceso de colmatado en caso de presentar grietas), "aglomerado" (fabricado sobre la base del corcho molido y prensado que sobró de los anteriores), y "mixto o 1 + 1" (una mezcla o unión de los dos primeros).

El buen corcho debe poseer como características la flexibilidad, impermeabilidad, adaptación y longevidad. La estructura celular única de la corteza del alcornoque, hace que el tapón de corcho logre, hasta ahora, una idoneidad irreemplazable. Su parte lateral, cuando está en el interior de la botella, tiene en contacto con ella cerca de 35 millones de microventosas. Es resistente y liviano, flotante, no es tóxico ni contaminante, y convive perfectamente con el vino.

Dos de los requisitos fundamentales para la correcta guarda del vino se centran en el corcho. Ellos son: un ambiente con una humedad en torno al 70 %, y la posición horizontal de las botellas. Ambas medidas son para evitar el resecamiento del corcho y mantener sus cualidades, una desde el exterior y la otra desde el interior, por el contacto con el líquido. Básicamente, allí radica la importancia de la recomendación de estibar las botellas "acostadas".

Un corcho que realice su trabajo de la manera correcta, colaborará con que el vino evolucione en forma exitosa, pausada y armoniosa, permitiendo durante un determinado periodo de tiempo el ingreso de ínfimas porciones de aire a la botella, evitando un ámbito totalmente reductivo, y sirviendo de barrera óptima como contenedor de la bebida. Además, por supuesto, de participar en el clásico ritual del descorche, con su característico sonido.

Existen alternativas a los tapones de corcho, que cada vez van cobrando más fuerza en el mercado, sobre todo en el caso de los vinos jóvenes pensados para un consumo dentro de sus primeros años de vida. Se trata de los tapones sintéticos (los cuales ya poseen distintas formas y colores) y las tapas a rosca. Bajo ningún concepto se debe entender que un vino que utilice estos cierres será de inferior calidad que otro similar que utilice corcho. Lo que sucede es que aún no se cuenta con suficientes años de experiencia para aseverar firmemente que pueden reemplazar al corcho, y además hay una cuestión cultural de costumbres: el vino se descorcha, no se destapa.

Para finalizar, si tuviésemos que resaltar una "contra" o inconveniente del corcho natural, deberíamos hablar del famoso TCA o "gusto a corcho". Si bien es un inconveniente sobre el cual la industria corchera está trabajando en forma fuerte y sostenida, todavía se estima que un 4 % de todas las botellas del mundo se ven afectadas por este defecto. Concisamente, se trata de un compuesto resultante de la actividad biológica de un hongo microscópico que puede llegar a alojarse en alguna fisura del corcho. Pero sobre este tema y sus particularidades, profundizaremos en una futura nota en esta columna.

Fuente: www.devinosyvides.com.ar